El Taller para mujeres es un espacio diseñado para el Desarrollo Personal y de Autoconocimiento a favor del crecimiento de las mujeres de la comunidad, iniciado en el año 2011 hasta la actualidad.

El Taller para mujeres es un espacio diseñado para el Desarrollo Personal y de Autoconocimiento a favor del crecimiento de las mujeres de la comunidad, iniciado en el año 2011 hasta la actualidad.
Hay momentos en que las mujeres necesitan encontrarse y conversar con mujeres, con sus propios códigos, escuchando a la otra desde la propia feminidad y compartiendo las diferentes experiencias sobre todos los temas que les pueden interesar.
La idea fuerza es dedicar un momento para escuchar a la mujer interna que está y que muchas veces queda relegada por las múltiples funciones y tareas en las cuales está inmersa.
La propuesta busca generar un espacio donde no habrá respuestas correctas, donde no habrá mejores ni peores,  solo un  espacio abierto al aprendizaje, de re pensarse, de mejorar, de crecer, de cultivar relaciones sanas, de darse cuenta…..
El proceso de construir otra manera de ser y estar en el mundo, y de vincularse con los otros sobre bases de respeto, igualdad y solidaridad, significa una revisión profunda de sí mismas y de la propia historia de vida.
Con lecturas propuestas y disparadoras, con temas libres, con dinámicas gestálticas, visualizaciones imaginarias, en fin,  enriquecido con lo que cada una traiga.
La invitación es a encontrarse. Los círculos de reflexión requieren solo la responsabilidad de venir, el compromiso, la confidencialidad, la entrega y el respeto hacia el otro.
Recordando que nos completamos en el reflejo del “otro”, y que en cada uno de los vínculos que vamos generando nos vamos construyendo.
En una sociedad,  donde “no hay tiempo para”, para darse un momento para sí mismo, ni un momento para ser feliz, proponemos esta terapia del encuentro y del contacto, porque pensamos que tiene mucho para darnos, en orden a un buen vivir. Y creemos que en la medida que pueda replicarse estaremos aportando bien-estar a nuestra comunidad, ya que las mujeres son quienes en el seno de la familia tienen el poder de “transformar”.
Este proyecto está diseñado en principio, para la comunidad de Córdoba.
Entendemos que nuestra propuesta implica un fuerte compromiso de las mujeres y de los equipos de coordinación del espacio, en un marco de respeto  al facilitar procesos de autoconocimiento y desarrollo personal.

•    Objetivos Generales
Generar el espacio donde cada una pueda ser ella misma y poder desarrollarse como personas “junto con”: con su pareja, con sus hijos, con su padres, con sus coetáneos, con sus colegas, con sus amigas/os.
Reflexionar sobre la importancia que tiene el conocerse y aceptarse tal y como son para que puedan confiar en ellas mismas y tomar las decisiones más adecuadas para ellas.
Fortalecer sus habilidades y destrezas, según sus capacidades para que puedan desarrollarlas y utilizarlas  en su vida diaria.

•    Objetivos específicos
o    Promover un espacio para escuchar a la mujer interna.
o    Facilitar un espacio para poder trabajar los roles asumidos desde la posibilidad de ampliar la mirada y poder “elegir” y hacerse cargo, por lo tanto aquellos roles de madre, de esposa, de hija, amiga, rol laboral y de sostén de hogar.
o    Generar un espacio para poder trabajar aquellos aspectos y necesidades que están y  no siempre escuchamos y accedemos.
o    Reflexionar sobre  los tiempos dispuestos para los demás y los tiempos para sí mismas.

La propuesta está organizada en función de temáticas como autoestima, comunicación, autocuidado, violencia de género, sexualidad, los límites y los hijos entre otros.

Creemos que favorecer  la construcción de espacios para el desarrollo de la mujer, para el encuentro consigo misma, con los otros, con su comunidad, son parte esencial para el crecimiento de la sociedad toda.
Cuando se mejora la calidad de vida de una mujer, se mejora todo su entorno, ya que es la mujer quien cuida de quienes tiene alrededor.
Hoy se habla de la Economía de los cuidados, que no figura en ningún balance, pero que existe. Y este término se utiliza para incluir a quien se hace cargo de los más débiles, de los niños, de los ancianos, y es la mujer quien asume ese rol.
Por ello somos conscientes que facilitando espacios para el desarrollo de la mujer tendiendo puentes entre las mismas,  promoviendo espacios de reflexión  conjunta, estamos favoreciendo a su vez el desarrollo de su comunidad y que el efecto es potenciador de bienestar para muchos.